Buscar este blog

jueves, 28 de agosto de 2014

El corredor. Hace un año

Hace aproximadamente un año comenzó todo. Para qué mentir, que somos corredores y no nos avergonzamos de ser obsesivamente precisos. Fue hace exactamente un año.
Vuelvo a leer la escuetas líneas de mi diario de corredor, aunque lo recuerdo perfectamente.
Era día de descanso en la séptima semana de mi plan de 18 semanas para mi primer maratón en Valencia. No tocaba, pero no me pude resistir. Pasábamos el día visitando a mi hermana en un precioso pueblecito del Valle del Lozoya, de lo más bonito que tenemos por Madrid.
Casualmente llevaba unas zapas prejubiladas y una bolsa con ropa de correr en el maletero, ya sabéis que nunca se sabe, por eso  yo siempre las llevo en el maletero.
Correr con el fresquito de la Sierra al anochecer, tras una semana de horrible calor en Madrid era demasiado bueno como para perdérselo, y yo siempre he sido un hombre fácil.
Intentando buscar un caminito que bordeaba un pantano me metí en una terreno irregular e impracticable del que afortunadamente salí sin un esguince-había tenido suerte-pensé, iluso de mí.
Aunque seguramente no fue la causa, si pudo ser la gota que colmó el vaso.
En mi diario tengo apuntado: molestias en tobillos y plantas, posiblemente adaptación pero OJO con lesión. 
Como siempre, optimista pero valorando todas las posibilidades. Como siempre ante cualquier molestia significativa, dejé pasar dos días y, como me encontraba perfectamente, olvide el tema y seguí con mi rutina. Unos gloriosos intervalos (¿has visto Gonzalo que aplicado?) de 6*1000 a 4:10.
Leo en mi diario que me cuesta seguir el ritmo Easy y que lamento no llegar a la frecuencia deseada para este tipo de entrenamiento, apunto que a lo mejor tengo que ir más rápido el próximo día, quizás a 4 pelado...
                                                     Asturias. Mi perspectiva actual
Aquí se reconoce fácilmente al novato en su primer tercio del plan, antes de la carga de kilómetros y los miedos del final, hablan las endorfinas y la maravillosa inexperiencia, es la fase "sobradete".
Lo bueno de escribir una bitácora o diario, es que siempre te da material para reírte de tí mismo, es cuestión de tiempo y perspectiva.
Luego no tengo nada apuntado hasta los intentos de correr ya con el título de FP en la mano (fascitis plantar).
Ha pasado un año y todo sigue más o menos igual en cuanto a los pies se refiere.




Estoy contento porque he conseguido los dos objetivos que me propuse: no amargarme y no perder mi buena forma física. No sin esfuerzo, tengo que decir.
Los que habéis leído lo que he escrito específicamente sobre esta lesión ya sabéis de sus peculiaridades. Si algo tiene de positivo es su buen pronóstico, el 90-95% se cura. Lo malo es el tiempo que se toma. Un año es la media, lo que para unos son 6 meses para otros serán 2 años, es lo que hay.
Y aquí estoy esperando lo mejor pero también preparado para lo peor.
Lo curioso es que ahora vivo esta espera con gran ilusión, de las mayores ilusiones de mi vida.
Si este año sin correr no ha sido tan malo como pensaba, pero por otra parte no hay día que no piense en ello mil veces, ¿os imagináis como será el día que vuelva a correr?
Pues eso, que estoy con más ilusión que un niño bueno en la noche de Reyes.
Como todavía estoy de vacaciones y mi tablilla solo me deja usar un número limitado de fotos os pongo algunas de esta maravillosa Asturias donde fui tan feliz corriendo y ahora soy tan feliz... esperando a correr.
Saludos a todos



jueves, 24 de julio de 2014

El corredor y Don Joseph Pilates

Lo confieso sin atisbo alguno de pudor. Practico Pilates. Con la cabeza bien alta.
Me ocurre de vez en cuando. Comento que acabo de salir de una clase de Pilates o que tal día no puedo quedar porque tengo clase de Pilates y mi interlocutor (normalmente un tío, aunque no siempre) me mira asombrado y me espeta -¡joder, no sabía que hacías esas mariconadas, no te pega nada!-
Un buen amigo mío fue mucho  más rotundo, (cito textualmente): "Eso es para maricones, viejos y tías", arrasando en un momento con todo lo políticamente correcto.
Parto de la base de que me encantan las tías, la homosexualidad me parece una opción tan respetable como cualquier otra y que deseo con firmeza llegar a ser muy, muy viejo. Pero el asunto no es ese. 
Lo cierto es que mi querido amiguito Santiago no tiene ni idea. 
El sexo no tiene nada que ver, este deporte es igual de beneficioso para hombres y mujeres. Es cierto que las mujeres son mayoría, pero esto está cambiando. Cuando me inicié, creo que sólo había otros dos tipos en todo el estudio, ahora es fácil que haya algún tío en tu clase.
Por otra parte- piénsalo bien- un estudio de Pilates lleno de mujeres, la mayoría con un tipazo impresionante ¿cuál dices que era el p.... problema? 


                                
                                          Joseph Hubertus Pilates (1883-1967)

Viejos.... Una de la virtudes de esta disciplina es su adaptabilidad .... Igual lo puede hacer un niño que un anciano de 90 años, una gestante o una persona enferma, un atleta de élite que un paciente con lesiones graves. Se pude adaptar a casi cualquier circunstancia.Y si puedes practicar tu disciplina favorita hasta el día que te mueras, mejor que mejor.
En cuanto a lo de la mariconada, casi ni merece contestación, se nota que mi amigo no ha ido nunca al Ballet; marcando todo el paquete que quieras, pero atletas de la cabeza a los pies, ya quisiera mi amiguito.
Os puedo asegurar que Pilates pues de ser tan exigente como se quiera, y a cierto nivel, sólo asequible para un verdadero atleta en plenitud de forma. 
Para qué os hagáis una idea, me resulta mucho más duro un clase de Pilates que un día de intervalos de 8* 1000, con su exprime- limón de propina,  por ejemplo.
Comencé a hacer Pilates hace 5 años cuando mi forma física había tocado fondo, el gordo se había hecho fuerte en mí, y tenía serios problemas de espalda. Me lo recomendó mi querido doctor, siempre tan acertado, je, je. 
Mis clases de Pilates son lunes y los jueves, a las 21:00, tras 12 horas de trabajo y los niños acostados; pero no perdono ni una, son necesarias. Otros a esa hora se estarán rascando los huevos viendo la TV al estilo más macho, me parece fenomenal.
No llego al extremo de los de la secta Pilates (que los hay). No me ha cambiado la vida, pero si la ha mejorado, y mucho.
Creo que es la disciplina perfecta  para mantener la forma física.  Combina en perfectas proporciones el uso de la fuerza, coordinación, elasticidad y propiocepción, además de un estricto control mental.
Además sus beneficios se extienden a otras facetas de tu vida, incluyendo el control postural, la relajación, e incluso dicen que puede cambiar tu  vida sexual, je, je.
No es yoga ni lo pretende, pero tiene puntos en común.
Sólo tiene un fallo: no es una actividad aeróbica, por eso es recomendable combinarlo con la carrera, bicicleta o cualquier otra actividad del estilo.
He visto con mis propios ojos como muchas  personas con lesiones muy serias, abocadas a un incierto quirófano o quizás  rebotadas de éste sin curación, mejoraban y mucho.
 Lo he visto muchas veces.
De hecho casi todos los pilateros acabamos allí tras haber sufrido alguna lesión seria. Cuando le intentaba explicar esto a mi amiguito Santiago, sin cambiar el gesto, apostilló: ....y tullidos
Maricones, tías, viejos y tullidos. Ja,ja, ¡qué capullo! (aunque no lo parezca aquí, es un gran tipo).
Para mí el Pilates sólo tiene dos incovenientes; es difícil encontrar un sitio realmente bueno, y como casi todo en la vida, lo bueno es caro. El Pilates está de moda y mucho listillo se ha sumado a la corriente, esgrimiendo un título de profesor tras un curso de fin de semana. 
Aquí la supervisión de un buen profesor es vital, y no tan fácil de encontrar.
Tengo la gran suerte de tener un buen estudio cerca de casa, exclusivamente dedicado a Pilates. Cuenta con unos profesores realmente excelentes, profesionales experimetados y entregados a algo en lo que creen, que no sólo conocen la disciplina sino que te conocen casi mejor que tú mismo, con tus limitaciones y tu potencial, para exigirte siempre al máximo, para lograr la mejora continua, eso que tanto nos gusta a los corredores. 
Y afortunadamente me lo pued permitir, prefiero ahorrar en otras cosas.
En mi humilde opinión el mejor complemento para un corredor.
Pilates y correr, la combinación perfecta.
El lema del creador, Joseph.  H. Pilates:
" En 10 sesiones sientes la diferencia, en 20 ves la diferencia, y en 30 tienes un cuerpo nuevo"
Próximamente os contare algunas cosas de Don Joseph (mucho respeto), un tipo muy muy interesante.

jueves, 3 de julio de 2014

El corredor y el duelo

En 1969 la psiquiatra Kübler- Ross describió en su libro "On Dead and Dying" las estapas del duelo. Este libro marcó un antes y un después en  los Cuidados Paliativos.
A mí me tocó estudiarlo en segundo carrera, en una asignatura llamada Psicología Médica.
Aunque el ensayo estaba inicialmente enfocado a enfermos terminales, posteriormente amplió su campo de aplicación a otras experiencias devastadoras: muerte de un ser querido, divorcio, despido...
El modelo de Kúbler-Ross ha alcanzado una gran popularidad, seguro que a todos os suena.
Nunca deja de sorprenderme lo previsibles que somos. Aún siendo tan distintos, nuestros patrones de conducta son increiblemente predecibles.


                                                  
                                          "The Godfather". El padrino.1972


En una época de mi vida trabajé con enfermos críticos, y la respuesta de los familiares ante "la mala noticia" era uniformemente estereotipada.
Me provocaba una gran ternura observar lo frágiles que en el fondo somos todos.
Las diferencias eran menores, apenas matices, con independencia de variables aparentemente tan importantes como el nivel cultural, socioeconómico, raza, edad, religión...
Experiencias devastadoras.... ¿Hay algo más devastador para un corredor que una lesión que le impide correr? ¿ Durante meses...?
Por supuesto, sin perder la perspectiva y sin dramatizar. No te estás muriendo, ni siquiera es un proceso grave. ¡Claro! ¡Pero coño, no puedes correr! Y aquí estamos para eso, ¿o no?
No tengo ninguna duda de que todos los que pasais por aquí lo entendeis perfectamente.

Fases del duelo del corredor lesionado:

1) Negación: Nada, esto es una sobrecarga... Si no te duele nada es que no estás corriendo... Esto es lo normal... Mi fisio es un exagerado... Yo nunca me lesiono... Estoy un poco paranoico, es la maratón...

2) Ira: Joder que putada...ahora que iba fino...Esto no es justo, yo estiro y me cuido....Que putada, es que nada puede salir bien.... Estoy hasta los huevos, así no hay manera.... Y el capullo de fulanito, que va siempre pasado de vueltas y el cabrón nunca se lesiona...Y por qué yo, ¿pero qué coño he hecho yo?...
NT: Señoritas, perdonen mi lenguaje, pero es lo que tiene la ira.

3) Negociación:A partir de ahora voy a estirar siempre... Nunca voy doblar entrenamiento... Nunca me voy a pasar de nosecientos Km/semana... Voy a cambiar  de zapatillas ya mismo...
Mi fisio va a ser mi nuevo mejor amigo... Tres carreritas al año y a correr...
Si esto se queda en nada voy a ser un runner bueno, muy bueno...
Un Camino de Santiago... Una donación generosa a una ONG...Me voy a la Meca de rodillas...

4) Depresión: ............................ así se queda, no mola nada.

5) Aceptación: No es el fin del mundo. Tenía una vida antes de correr y la sigo teniendo ahora. Entrenamiento cruzado, paciencia, mucha paciencia y  aprendamos de los errores...

Estas cinco etapas no siempre se cumplen el orden descrito. Es frecuente incluso hacer bucles entre ellas, avanzando y retrocediendo. Lo que parece que está claro es que si no pasas por la fase de depresión no puedes llegar a la fase final de aceptación; es un paso previo imprescindible.
La Dra Kübler era una mujer muy lista pero olvidó un detalle importante, un aspecto que en mi humilde opinión, define y completa una fase nueva.
Una fase importante y que llega inexorablemente si tu lesión/enfermedad  dura lo suficiente : el aburrimiento.
Llega un momento, tras haber negado la mayor, haberte cabreado hasta la extenuación, negociado como un abogado sin alma (¿ existe otra versión, je, je), haberte deprimido sin admitirlo (toma doble negación), que llegas al ABURRIMIENTO. Con mayúsculas. Te aburre tu lesión, tu pequeñez, tu dolor, todos tus esfuerzos previos, la gente que se interesa por tí...
Te aburre, no puedes evitarlo. Y dejas de escribir en tu Blog, porque eso te aburre más que nada.
Probablemente esta nueva fase de mi invención precede a la aceptación real; y seguramente se mezcla sin agitar con la depresión. Y si lo piensas bien, seguramente sigue a la aceptación que creías haber alcanzado, la de mentirijillas, otra negociación- negación en el fondo, pero que lista era la jodida doctora (con el debido respeto).
A pesar de todo esto, hay algo que he sacado en limpio.
Incluso embotado en este aburrimiento atroz y nuevo (yo siempre he presumido de no aburrirme nunca, tengo esa suerte), no me aburro de correr. Nunca.
No pasa ni un sólo día (¿hora?)  que no piense en correr.
Sigo teniendo fantasías a diario, ya os contaré, merecen un capítulo entero.
 No, de correr no me aburro. ¿Es eso posible?







sábado, 17 de mayo de 2014

El corredor cazador de ciervos. Deer Runner

Casi por casualidad me encuentro con una entrevista a un viejo corredor, también escritor, publicada en el New York Times. Se llama" Tracking Down the Deer Runner", algo así como siguiendo la pista al corredor de ciervos.                                
El motivo de la entrevista es un artículo publicado por el corredor en un Sports Ilustrated del año 1978, titulado "In Pursuit Of An Ancient Pursuit", a la caza de la ancestral caza, o algo parecido.



                                     Portada del Sports Ilustrated. Abril 1978

Como si del cuento de Sherezade se tratara, salto de una publicación a otra, internet es un mala influencia para tipos como yo. 
En ese olvidado artículo el bueno de Michael Baughman nos relata como dió caza a un ciervo a la carrera, a la antigua usanza de los indios. El propio Baughman es un lejano descendiente de un jefe Mohawk.



                                          Michel Baughman, the Deer Runner

Esta modalidad, la caza sin armas, trampas o engaños, sólo mediante la carrera a pie hasta agotar a la presa, dió que hablar hace unos años, se conoció como "Persistance Hunting", la caza por perseverancia.
El periodista (también médico y probablemente corredor) del New York Times adereza su artículo-entrevista enlazando esta historia con la teoría evolutiva del running, muy interesante, ya os hablaré de ella algún otro día (me ha comentado una fan que mis post son muy muy largos, que aburro al personal).
También hace un intento de relacionar la historia con el Barefooting, imagino por lo idílico del relato. Pero cuando el periodista pregunta al corredor que tipo de calzado llevaba ese día, éste contenta (socarrón -imagino yo-): "las zapatillas  eran probablemente las Nike del momento".
Tras mencionar con fingida modestia que era un corredor no muy bien dotado (2:50 en maratón ¡que cabrón!), pero en muy buena forma, desvela las claves para cazar un ciervo a la carrera por agotamiento (Running Down a Deer).



- Terreno totalmente despejado y abierto, para que el ciervo no pueda esconderse y descansar.
- Calor mejor que frío. El ciervo tiene un mecanismo de termorregulacion peor diseñado que el   humano, que aunque no nos los parezca a veces, es excelente.
-Una buena estrategia de carrera, sabiendo regular tu esfuerzo en todo momento, acomodando tu carrera a la del ciervo. Hay que saber soltar y recoger sedal como un buen pescador, dar la distancia exacta como un torero virtuoso o guardarla como un buen peso medio.
La distancia perfecta, allí está el secreto.
No sé cómo escribirá el amigo Michael en la actualidad, pero hace 35 años no lo hacía nada mal.
Por desgracia mi dominio del inglés no es tan bueno como para captar todos los matices y sonoridades de su prosa, pero no se me escapa la frescura, emoción y belleza que emana este pequeño relato.
Aunque no soy cazador (y no quiero entrar en aburridas polémicas), sí entiendo la pasión por la caza. Tiene algo de mágico y ancestral que late en todos nosotros, sepultado en las capas más abisales de nuestro cerebro más primitivo.
Somos cazadores, no podemos negar miles de años de evolución por unos minutos de "civilización".
Al final del cuento no hay sangre. El cazador se conforma con acariciar el lomo empapado en sudor del ciervo agotado y rendido.
Los dos saben quién ha ganado la carrera. No necesita más.
Ya siendo un hombre muy viejo (y todavía corredor), Baughman recuerda esa lejana tarde como el momento más hermoso de su vida.
Me ha gustado mucho la historia, quería compartirla con vosotros.
Pulsiones atávicas que todos albergamos en nuestro interior. Y correr. Siempre correr.
Un cazador, una presa y una carrera a muerte en una hermosa tarde de verano.
Me despido con una frase del corredor de ciervos.
"But pain is a challenge when you love to run". Pero el dolor es el desafío cuando amas correr.
(Traducción totalmente libre, en realidad dice el dolor es un desafío y no el desafío, pero me mola mucho más así).

Nota Friki: No he podido evitarlo y le he seguido la pista a mi colega, el periodista.
Efectivamente, el Dr Michael J. Joyner, además de anestesista, reputado fisiólogo del deporte y colaborador del New York Times, es corredor, 2:25 en maratón para más señas. Lo sabía.



jueves, 8 de mayo de 2014

La muerte y el maratón.Parte 2.

Conclusiones de los autores.

- Riesgo muy bajo de paro cardíaco y muerte súbita durante las carreras de larga distancia.
  Una parada cada 184.000 participantes y una muerte súbita cada 259.000.
- El riesgo calculado es menor que en otras actividades deportivas vigorosas como el  atletismo universitario (una muerte por cada 43.770), triatlón (una muerte cada 52.630) y joggers de mediana edad previamente sanos (una muerte por cada 7260).
- Mayor incidencia en hombres. Esto se explica por la mayor incidencia de miorcardiopatía hipertrófica y ateroesclerosis en hombres, las dos principales enfermedades detrás de estos eventos.
- Mayor incidencia en maratones que en medias, se explica por el mayor estrés fisiológico con la distancia, que podría precipitar estos eventos en personas predispuestas.
- Mortalidad alta de la parada cardiaca (71%) pero menor que en la parada cardiaca del no corredor en medio extra-hospitalaria (91%). Lo atribuyen a la presencia de público y rápida asistencia médica en las carreras.




Marathon Man.
 El maratón de la muerte.1976. John Schlesinger.
Ver nota al final del artículo

- Mayor mortalidad en menores de 40 años. Esto se explica porque  la patología de base más frecuente en jóvenes es la miocardiopatía hipertrófica con (peor pronóstico en la resucitación) y la más frecuente en los mayores de 40 años es la cardiopatía isquémica (mejor pronóstico).
-Ausencia de ruptura de la placa de ateroma. Hallazgo novedoso, que contradice la creencia actual.
La isquemia del miocardio el deportista no se produce por ruptura de una placa de ateroma y trombosis, sino por disbalance entre necesidad de oxigeno del miocardio y aporte de éste, debido a la estenosis(estrechez) de los vasos coronarios. 
Esto es interesante además de novedoso, porque restaría validez a la recomendación "oficiosa" de tomar una dosis de aspirina a dosis antiagregante plaquetaria  antes de un sobre-esfuerzo como medio para prevenir una trombosis en una ruptura de placa. En cualquier caso son prudentes y tampoco la desaconsejan hasta que haya más estudios.Yo personalmente si me la tomaré cuando corra un maratón, porque aunque la eficacia de la media sea discutible, mal tampoco me va a hacer.


Limitaciones del estudio

-Aunque es un estudio muy bien hecho y con mucho trabajo detrás, no pueden asegurar haber recogido todos los casos de parada. Tras observar su exhaustivo método de recogida, con la creación de un registro especifico, revisión hasta de los periódicos locales de cada sitio donde se celebra una carrera, pocos casos les habrán pasado desapercibidos.
-De los 59 casos de parada, sólo contactan y obtienen datos de 31, lo que supone 45% de los fallecidos y 53% de los supervivientes. Esto si es un inconveniente importante aunque casi inevitable en este tipo de estudios, mucha gente no quiere colaborar, es perfectamente comprensible.
Aunque resta validez a la hora se sacar conclusiones, el hecho de que los pacientes estudiados sean similares a los no estudiados, minimiza este hecho. Aún con todo, sigue siendo una serie de casos muy amplia, teniendo en cuenta el resto de los estudios disponibles (limitados a casos individuales la mayoría).
De los pacientes que si hay datos, el estudio es muy amplio y completo.

Conclusiones personales

- Estamos de enhorabuena. En contra de la leyenda negra creada en su mayor parte por el periodismo amarillista y poco riguroso (la gran mayoría, con el debido respeto), este solvente y riguroso estudio demuestra que correr una maratón es un deporte seguro siguiendo unas premisas básicas.
En contra de los que algunos habéis comentado, este sí es un post para enseñar a nuestras madres
(aunque la palabra muerte en el contexto hijo no le mole a ninguna madre ni por asomo).
-La historia y la sociedad maltrata y ha maltratado siempre a las mujeres, pero la madre naturaleza ha sido mucho más benévola, los hombres salimos perdiendo casi siempre en el reparto de enfermedades.
- No se muere el que quiere sino el que puede.Con esta pequeña broma (humor negro médico) lo que quiero decir es que el estudio demuestra que la gran mayoría tiene un problema de base (muchas veces oculto) y la maratón sólo ha precipitado las cosas. La mayoría de estas personas acabarían teniendo problemas aunque no corrieran un maratón.
- Los corredores que tiene una parada cardiaca tienden al sobrepeso. 
Esto es una reflexión personal mía, los autores ni la mencionan, pero en una de las tablas se recoge que el índice de mas corporal ( IMC) medio es de 24,8 en los fallecidos y 25,6 en los supervivientes de parada.
El límite establecido para el sobrepeso es 25, 30 para la obesidad., y 18,5 para el bajo peso.
Aunque en ocasiones puede estar distorsionado, como en el caso de una persona con gran hipertrofia muscular (culturista), en general es una medida bastante fiable y objetiva de sobrepeso,con unos límites de normalidad  muy generosos.
En mi caso, por ejemplo, que mido 179 cm, mi normalidad estaría entre los 59 kgs (no lo he pesado en mi vida adulta nunca, ni en mis momentos de mayor "flaqueza" y yo soy de constitución delgada) y los 80 kgs como límite de sobrepeso (que si lo he sobrepasado con creces y estaba claramente gordo).
Pero coño, la gran mayoría de los maratonianos que conozco están flacos dentro de un orden, me llama mucho la atención esos IMC de estos americanos.
Lástima que no tengamos los IMC medio de los maratonianos que no sufren parada cardiaca para poder sacar conclusiones de manera científica, pero de manera intuitiva me da la impresión que los maratonianos gordos se mueren más y eso sí  tiene sentido.
- Ojo con los cuadros gripales en las dos semanas previas. 
Tampoco mencionado por los autores en la discusión, pero en una de las tablas se menciona que dos fallecidos habían tenido síntomas gripales previamente y en dos casos se objetivó en la autopsia signos de miocarditis (inflamación del musculo cardiaco).
No estamos hablando de un vulgar catarro( aquí llamamos gripe a cualquier cosa), hablamos de un cuadro de malestar general, dolores musculares, fiebre, síntomas respiratorios, etc.
Un cuadro gripal o pseudogripal puede dar una pequeña afectación del miocardio de la que generalmente ni te enteras y no es detectable por tu médico, pero en una prueba de alta exigencia como una maratón  te puede dar un susto. Este estudio demuestra que esas cosas pasan. Los corredores somos muy brutos y si tenemos una maratón la correremos salvo que no podamos levantarnos de la cama, además forrados de medicamentos antigripales que tiene componentes que pueden precipitar hipertermia, arritmias, deshidratación...
Si has tenido una gripe reciente (dos semanas) no puedes correr una maratón, aunque te encuentres bien,  te puede ir la vida en ello, no puedo ser  más claro.
Si deberíamos vacunarnos todos de la gripe en Octubre, estoy seguro que aquí no se vacuna ni el tato (yo sí lo hago).
- A veces hay avisos. Revisando las historias, el 50% de los que sobreviven y el 26% de los que mueren si habían tenido síntomas las 2 semanas previas al maratón: dolor torácico, mareos, síncopes, palpitaciones. Repito, no seas bruto.
- Las dos causa fundamentales de muerte se pueden detectar en su mayoría en un examen médico riguroso.
La miocardiopatía hipertrófica es una putada de origen genético aunque no siempre hay antecedentes familiares.Una ecocardiografía detecta la mayoría de los casos en edad adulta. Muchas veces no da ningún síntoma hasta que te mueres de forma súbita, frecuentemente haciendo deporte.
La cardiopatía isquémica también puede pasar desapercibida aunque es más frecuente que de síntomas
(angina pecho, etc) y sobre todo tiene factores de riesgo conocidos por todos que debemos vigilar (tabaquismo, sobrepeso, hiperlipidemia, hipertensión arterial, sedentarismo, estrés).
- Ninguno de los 59 casos de parada estudiados entre los 10,9 millones de corredores tenía el antecedente médico de fibrilación auricular. Esta conclusión personal (pero incontestable) va dedicada con un lacito y envuelto en papel de regalo a la madre y las chicas del amigo Alex.

Resumiendo
- El riesgo de morir en una maratón es muy, muy bajo.
- La gran mayoría de los que fallecen padecen una enfermedad del corazón silente.
- Todos los corredores deberíamos hacernos regularmente chequeo médicos con electrocardiograma y analítica básica,exploración y Tensión Arterial, al menos al inicio y después según resultados cada 3-5 años mínimo (en la mayoría de vuestros trabajos os  lo hacen anualmente).
-Previo a correr una maratón  el estudio debería incluir una ecocardiografía para descartar una miocardiopatía hipertrófica. Si es normal,  no sería necesario repetir.
- Ojo con la gripe. No seas bruto. Vacúnate.
- Ojo con tu peso y con tus hábitos: los triperos, vividores y ex- fumadores tenemos que andar con ojo.
- Si te encuentras mal, realmente mal en una maratón, sobre todo en  último tercio, para, no seas bruto.
- ¿ Te he dicho ya que no seas bruto?

Nota

Estoy fascinado con el cartel de la maratón de Nuevo Méjico que ilustraba el anterior post.
Me gusta tanto que lo iba a repetir, pero me parecía demasiado.Si mi mujer pierde la vista algún día (Dios no lo quiera), lo pienso colgar en mi dormitorio.
En su lugar os pongo esta curiosidad, así se tituló en Sudamérica esta conocida película. 




















lunes, 5 de mayo de 2014

La muerte y el maratón. Parte 1.

Cada cierto tiempo los medios de comunicación recogen la noticia del fallecimiento de un corredor durante una carrera. El tratamiento de la noticia suele ser bastante sensacionalista, adoptando posturas que tienden a criminalizar este deporte y enjuiciar a las víctimas, descalificadas como irresponsables, sin tener en cuenta el efecto que ello pueda tener en la pobre familia del corredor.
A mí no me interesa hacer juicios de valor, prefiero conocer los hechos y sacar mis propias conclusiones.
En 2012 se publicó un interesante artículo en la revista más prestigiosa de medicina, el New England Journal of Medicine titulado "Cardiac Arrest during Long-Distance Running Races". Jonathan H. Kim, M.D y col. para el Race Associated Cardiac Arrest Event Registry (RACER) Study Group.
NEJM. 366;2. January 12, 2012

                                       
                                 Cartel del maratón de Río Grande.
                                 Las Cruces. Nuevo Méjico. 2 Noviembre 2014

                                       
Hasta dónde yo tengo conocimiento el mejor y más extenso estudio sobre este tema.
Durante un periodo de diez años( 2000-2010) recogieron todos los casos de parada cardíaca acontecidos durante todas pruebas de maratón y media maratón celebradas en EE.UU.
Además de los datos demográficos, intentaron contactar con todos los supervivientes y las familias de los fallecidos para obtener datos adicionales, la historia médica, pruebas realizadas, autopsias, ....
El estudio está muy bien realizado, aún con algunas limitaciones que luego describiré.

Los datos desnudos de la parada cardiorespiratoria 

Hubo 59 casos de parada cardíaca en un total de 10,9 millones de participantes.
Esto da una incidencia de 0.54 por 100.000 participantes; un caso de parada  por cada 184.000 corredores y un caso de muerte súbita por cada 259.000 participantes. 
La fatalidad fue del 71% (42 fallecimientos en 59 paradas).
La edad media fue de 42 años(+- 13 años).
El porcentaje de hombres oscila entre 65-59% según los años de estudio en maratón y del 53-42% en medio maratón:¡mujeres al poder!
Incidencia mayor durante maratones (40 casos) que en medios maratones (19 casos).
La gran mayoría de los eventos ocurrieron en el último cuarto de la carrera.
Incidencia mayor en hombres (51 casos) que en mujeres (8 casos).
Las causa más frecuente de muerte fue la miocardiopatía hipertrófica (MH) confirmada y MH probable, y la segunda  causa la cardiopatía isquémica (ateroesclerosis,angina, infarto).
Causas infrecuentes fueron la hiponatremia (1 caso), el golpe de calor(1 caso) y cardiopatía arritmogénica del ventrículo derecho (1 caso).
Dos casos sin evidencia de alteración cardíaca o con diagnóstico presuntivo de arritmia primaria 
La edad media de los supervivientes fue mayor (49 años) que la de los fallecidos (39 años), siendo la causa más  frecuente en supervivientes la cardiopatía isquémica.
Ninguno de los casos con evidencia de ateroesclerosis severa tenía evidencia de ruptura aguda de la placa de ateroma o trombosis aguda.
La participación en ambas pruebas ha aumentado hasta casi doblarse sí comparamos el primer año de estudio (835.000) y el último (1.628.000) con aumento constante de la participación femenina.
Los supervivientes habían corrido más carreras de larga distancia( 3,5 frente a 1,5) y tenían mayor kilometraje semanal comparados con los fallecidos (66 km  frente 85 km/ semana).
Los supervivientes tenían hipertensión arterial e hiperlipidemia con mayor frecuencia.
Los supervivientes había recibido una resucitación cardiopulmonar reglada en 100% de los casos frente al 43% de los fallecidos.
El tiempo de inicio de las maniobras de resucitación también fue más frecuente entre los supervivientes (1,5 frente a 5,2 minutos) así como el tiempo de llegada de la ambulancia (3,9 frente a 7,7 minutos).

En los días próximos publicaré la segunda parte, con las conclusiones de los autores y las mías propias, para no aburriros con un artículo demasiado largo y farragoso, aunque en mi opinión muy interesante.
Ya adelanto que las conclusiones de este estudio son muy positivas para los corredores en general y sobre todo para nuestras sufridas y muchas veces preocupadas familias.
Si alguien está interesado aquí esta el enlace al artículo completo, que afortunadamente es gratis en esta ocasión.
PD: Si alguien conoce a algún periodista con ganas de redimirse, que le pase el enlace, por favor.







lunes, 28 de abril de 2014

El corredor un día en las carreras

Cada día hago cosas más raras. Para variar tenía el domingo libre (que no el fin de semana, que pringado soy ) y pudiendo dormir hasta .... (que los niños decidan), me levanto antes de las siete para ir al MAPOMA.
Ya sé que ahora tiene otro nombre, pero no mola, me gusta mucho más MAPOMA.

                                      A day at the Races. Un día en las carreras.
                                      Sam Wood. 1937

La culpa es de Tomás, que me dejó un pequeño envite en el Blog y después de muchas dudas (en fondo sabía que iba a ir, pero me tenía que hacer el interesante conmigo mismo), allí me presenté.
Decidí ir en bicicleta. Desde la puerta de mi casa a Correos en Cibeles hay exactamente 22,1 km (ida y vuelta) uno de propina para la media, que casualidad, tomo nota para futuras tiradas.
La verdad es que valió la pena. El ambiente en la salida de cualquier maratón es muy especial, que os voy a contar. Un buen rollo contagioso, la alegría y emoción flota en el aire, es casi palpable.
A  mí, ver a tíos de 50 años de vuelta de casi todo, ilusionados como críos de 8 años antes de una excursión, me emociona, la verdad.
Además pude saludar a varios amigos imaginarios entre ellos: Javi Uniko, Raul Correcaminos, Manuel Cuentakilómetros, Halfon, y alguno más que olvido mencionar.Todos encantadores.
Con el que más hable fue con Tomás, un tipo muy simpático.
Es cierto lo que siempre se dice.Llevas leyendo a alguien  durante meses o años, finalmente coincides con él  y parece que le hubieras conocido desde siempre.
Ya estoy viendo la cara de mis amigos "no imaginarios", alguno me lee de vez en cuando.
Después de este post van a actualizar el término friki, ja, ja.
Y por último y no menos importante, conocí a Ra. Podría escribir muchas cosas de este tipo, todas buenas, pero mejor no, que luego lo lee y se viene arriba, ya sabéis como es el chaval.
Sólo diré que todas las sospechas que alimentaba tras leer su Blog todo este tiempo se confirmaron en cuanto le miré a los ojos. Es un corredor de raza, clase:  flipao, orden: inasequible al desaliento, familia: maratoniana, género: popular, especie:  flipadus máximus.
Son muy peligrosos, su entusiasmo es muy contagioso. Coño, me recuerda a alguien.
Espero siga progresando al ritmo actual y no pueda alcanzarle, porque dado que compartimos nicho ecológico, si acabamos coincidiendo en algún camino o carril  puede ser muy, muy peligroso.
Un placer conocer a todos, una pena los que me faltaron, en especial Novatillo. 
¡Cómo me gusta correr!

jueves, 24 de abril de 2014

El corredor y Epicteto

Me apetecía escribir un día sobre mi "alias", Epicteto.
Podría decir que soy un especie de erudito, versado en filosofía y cultura clásica, un poquito de impostura "gafapasta", pero sería absurdo.
Sólo soy un paleto ignorante con una rara virtud: una curiosidad casi inagotable por casi cualquier tema, lo que en términos prácticos me convierte en un diletante con una preocupante falta de tiempo.
La primera vez que necesité un alias para alguna cuestión informática, este nombre me vino a la cabeza, así sin más, me gustaba como sonaba.

                                         
                                           Epicteto de Frigia (55-125 DC)

Me pasa a menudo, me fascina la sonoridad de las palabras, ya os he dicho que soy muy rarito.
Poco sabía de Epicteto, ni siquiera recordaba dónde había leído algo sobre él; en el colegio no había sido, seguramente en alguno de los libros de filosofía que me ha regalado mi madre.
Griego, estoico y poco más, además de tener nombre muy eufónico.
Cuando abrí el Blog necesité de nuevo un alias y de nuevo surgió ese nombre.
Después brotó la curiosidad, busqué y leí dos libros de Epicteto, menudo friki estoy hecho.
Epicteto es el mejor exponente de la doctrina estoica.
Muy respetado y conocido en su tiempo, alcanzó en vida mayor fama que Platón.
Admirador de Sócrates, fue amigo del emperador Adriano y mentor espiritual del emperador filósofo Marco Aurelio. Su vida, sin embargo, no fue fácil, en absoluto.

                                       
                                            Gladiator. Año 2000. Ridley Scott.
                                            Richard Harris es Marco Aurelio

Esclavo propiedad de un liberto bastante cabrón llamado Epafrodito (que a su vez  había sido esclavo de Nerón, el mundo es un pañuelo), recibió una educación esmerada aunque sufrió malos tratos por parte de su amo, hecho que quizás condicionó su vida y obra.
No escribió nada, y todo su legado lo hemos recibido gracias a su discípulo Arriano; parte se ha perdido, nos quedan parte de las Disertaciones  y el Enquiridion.
Su doctrina no es en absoluto especulativa o vaga, se centra en la ética, nos explica una forma de vida acorde a unos valores, una forma de alcanzar la felicidad a través de la virtud. 
Sencillo, prático y bonito, como a mí me gusta.
Lo que más te sorprende al leer a Epicteto es su estilo, de rabiosa actualidad y sencillez.
Uno oye hablar de filosofía y se espera algo brumoso y complicado, sombras y cavernas.
Recuerdas a Rosseau o Descartes, Aristóteles y Ortega (también hemos pisado esos jardines), pero nada que ver, todo más sencillo.
Tan sencillo, que casi parece un libro de autoayuda, con la gran diferencia de que en lugar de una ristra de lugares comunes mal hilvanados a golpe de Google y Wilkipedia por un golfo que hace caja, nos encontramos con la original creación de un genial sabio de hace dos mil años.
Si hubiera que resumir su enseñanza en una sola  idea, sería la de aprender a diferenciar entre las cosas que dependen de nostros (opinión, finalidad, deseo y aversión) y las que no (cuerpo, propiedad, reputación y oficio) para así no malgastar nuestras energía en luchas vanas que nos harán perder tiempo y ser más infelices.
No se trata de una resignación fatalista a un destino fuera de nuestro alcance, sino de la aceptación sonriente de nuestra realidad y limitaciones, para enfocar así nuestra energía en un libre albedrío que no niega Epicteto, pero que sí limita a las cosas que sólo dependen de nosotros.
Si lo piensas bien, es la piedra angular de la psicología cognitivo-conductual, en mi humilde opinión, la rama de la psicología que mejor funciona. Todo está ya inventado.
No puedo estar más de acuerdo con el viejo estoico, sólo me falta alcanzar la sabiduría y serenidad necesaria para aplicarme el cuento, imagino que en eso estamos casi todos.
Leí el Enquiridion o Manual de la felicidad de Epitecto en una edición muy mejorable del Kindle y las" Máximas " de Epicteto en traducción de Juan Bautista Bergua, edición muy recomendable.
Ahora que nos quejamos tanto(y con razón) de toda la basura que se publica sobre el running, os recomiendo este pequeño gran libro, en el fondo tan runner como cualquiera (dedicado a David ).

                                                 
Una pequeña disgresión. El señor Bergua fue un idealista que fundó una editorial con el objeto de acercar los autores clásicos al "pueblo llano " a principios del siglo XX.
 Personaje muy interesante, fundó el Partido Comunista Libre Español, que logró cierto éxito, hasta que las amenazas de muerte del Partido Comunista prosoviético le obligarón a esconderse; escribir comunista y libre en una misma frase era original, pero muy peligroso.
Poco después, los otros salvajes del otro extremo le encarcelaron, condenaron a muerte y le quemaron la editorial con miles de libros, pais cainita y ciego, siempre igual.
Salvó por segunda vez el pellejo gracias a la amistad que tenía con el General Mola, al que a su vez él había ayudado y dado cobijo en los primeros y turbulentos tiempos de la República.
Entre tanta mierda y odio sectario como abunda en nuestra historia, adoro las historias de caballerosidad y amistad por encima de ideologías, el General y el Rojo, me encanta.
Hasta que se demuestre lo contrario, alguien al que quieren fusilar las hordas de ambos bandos, tiene en principio todas mis simpatías.
Recuperando a Epicteto, que me voy por las ramas, sólo hay dos cosas de su obra que no me gustan.
En primer lugar, nos previene sobre la risa, como hacía el hermano Jorge en El nombre de la rosa (ejemplo de cuando una gran película no arruina un gran libro).
Y eso no, a eso me niego, que sin sentido del humor, nada de lo que nos rodea tendría el mínimo sentido.

                                       
                       Der Name der Rose. El nombre de la Rosa.
                       Jean Jacques Annaud. 1986 .     
                 Feodor Chaliapin Jr, es el hermano Jorge de Burgos.

En segundo lugar, otra aberración del gran Epicteto, juzgad vostros mismos.
Cito textualmente." Señal evidente de un espíritu torpe es consagrar un tiempo excesivo al cuidado del cuerpo, al ejercicio, a la comida y a la bebida, o a cualquiera otra de las necesidades corporales". 
Triperos, bebedores, fornicadores y corredores quedamos fuera de la virtud estoica, por otra parte la moral del hombre esforzado, el corredor. Resuelve esta gran paradoja, amigo Epicteto, si puedes.
Ahora, muy breve, tres recaditos de la películas que adornan este post.
Pocas películas con un mejor comienzo que Gladiator, no me canso de verlo:- Fuerza y Honor - A mi señal Ira y Fuego-, me chifla.
¿Quien ha podido ver el Nombre de la Rosa y olvidar aquella "rosa"? Hablando un día con unos amigos, los cinco coincidimos que esa escena había marcado nuestra adolescencia, un icono en nuestra memoria erótico-sentimental.
Para finalizar una sorprendente serendipia. Buscado imágenes sobre Epicteto me fijo en la que encabeza este post, que ilustra también la edición de Bergua. No me había fijado antes en la muleta y me pica la curiosidad. Resulta que el cafre de su amo dejó lisiado a Epicteto en una de sus palizas, cojo para más señas, hecho que él alude con naturalidad en sus escritos.
Epicteto era cojo, hay que joderse con las casualidades de la vida.
Por cierto, me llamo Luis. Esta tardía presentación va dirigida a todos mis amigos imaginarios, sobre todo a Miguel, que ya me lo preguntó hace tiempo.
Soy un poco tímido, aunque no lo parezca. Saludos a todos, menos a uno.



                                          






martes, 15 de abril de 2014

El corredor y el cojofit

Más de quince días sin pasarme por aquí, nunca me había demorado tanto.
No ha pasado nada especial, una mezcla de poco tiempo (endeble excusa) y astenia primaveral (más creíble).
Bueno, realmente sí pasó algo, pero fue hace dos días. Nada bueno, por cierto.
Como soy un chico muy, muy prudente (el prudentito niño Vicente me llamaba con sorna un antiguo jefe) me he abstenido de correr durante casi seis meses. Mi lesión dura ya 8 meses, pero al principio sí hice algún intento de correr, como ya narré en la entrada de los Walking Alive.
Decía que soy prudente en el ejercicio de la Medicina, en otros aspectos de mi vida no lo soy tanto, aunque voy mejorando con la edad, como los buenos vinos.
Correr o no correr, esa es la pregunta del millón cuando de una fasciosis plantar se trata.
Cuatro de los cinco expertos que consulté en su momento, no sólo no lo contraindicaban, sino que incluso me animaban, aunque sin mucho entusiasmo y sin ningún respaldo"científico" debo añadir.
El quinto en discordia, sin embargo, disentía. Argumentaba que si se trata de una lesión de "sobre-uso"(over-use injury) como muchos apuntan, con un fallo en los mecanismos de reparación del organismo, seguir añadiendo estrés no iba a ayudar en nada y probablemente podía entorpecer la curación.


                                         
                                                      El cojofit o fitcojo, ese soy yo.

Me confesaba que no se sentía cómodo con lo que me decía, no sólo porque sabía que no me iba a gustar nada, sino porque era consciente de que él era el "menos experto" de todos los especialistas consultados. Sin embargo, proseguía, por más que le daba vueltas, no podía darme otro consejo mejor.
Confío totalmente en este médico, es mi médico de cabecera, me ha dado muestras de su valía y buen juicio en muchas ocasiones. Y no sólo a mí, también al resto de mi familia.
Sin embargo, desde hace unos días, no muchos, parecía que algo estaba cambiando.
Nada concreto, el dolor seguía allí, agazapado. Pero había algo distinto en su calidad, algo intangible y sutil pero al mismo tiempo real.
Tan contento estaba que me disponía escribir una entrada al respecto, sobre la validez de esas sensaciones, la corazonada o pálpito. Y dí el salto.Haciendo caso omiso a las recomendaciones del buen doctor. 
Una carrerita de tres miserables kilómetros a 6 "pelao", con malas sensaciones cardiovasculares y peores musculares. Pero tres kilómetros que me supieron a gloria.
Así mismo, en esta última semana, había empezado a caminar algo más, en lugar coger el coche para hacer recados a distancias de 200 o 300 metros.
Eso y una p... guardia de 24 horas, hicieron que al día siguiente mis pies volvieran a doler, no molestar o simplemente recordarme su existencia, doler, como en sus peores momentos.
Eso fue ayer y claro, me vine abajo. Lo bueno es que en menos de 24 horas me he recompuesto.
Me ha ayudado mucho un correo muy especial que recibí estos mañana, ya os contaré, la magia de los pequeños milagros cotidianos.
Me he puesto a pensar: si todavía me quedan 4-6-8 meses de vida sin correr ¿qué haría un corredor inteligente?: aprovechar las vacaciones de no correr para convertirse en mejor corredor.
¿Y éso cómo se hace? Aprovechando todas esas horas en que no estás corriendo para mejorar como corredor: mejora tu fuerza, tu elasticidad, refuerza tus tendones y mejora tu propiocepción.
Además, si puedes hacer algo de entrenamiento cardiovascular para no perder (más) forma, mejor.
Consejos similares daba en su día el amigo Miguel cuando sufrió una lesión similar.
Así pues, a mis 2 horas semanales de Pilates, añadiré 2 horas de gimnasio (entre ayer y hoy ya lo he buscado) y además cogeré lo que pueda la bicicleta.
Si esta situación se prolonga, voy a ser el cojo más fit de la historia, el cojofit, manda cojones.
PD: como muchos habréis adivinado mi buen doctor es Epicteto, el corredor solo.
Bastante apañado, siempre disponible, trato excelente y además nunca me cobra.
Me cae bastante bien y encima es corredor, no se puede pedir más.

viernes, 28 de marzo de 2014

El corredor y el gordito sub 3

Casualidades de la vida. Escribí mi penúltima entrada sobre gordos y justo un día después me visitó un gordito del pasado.
Tenía una cena con unos amigos, y en el típico "foro WhatsApp cena" previo, un amigo planteó una adivinanza.
Sabedor de que a varios nos gusta mucho correr, colgó una misteriosa foto, retándonos a que adivináramos qué antiguo compañero de clase se había marcado un sub 3 en Sevilla 2014.
La foto la había tomado del tablón de anuncios de actividades deportivas de nuestro viejo colegio, dónde él sigue llevando a sus hijas.



                                Kipsang. Record maratón. Berlin 2013

No reconocí a nadie en esa cara enjuta y seca, transfigurada además por el dolor y esfuerzo de los últimos metros del maratón. Picó mi curiosidad, me pasé todo el sábado dándole vueltas, obsesiones de corredor, ya sabéis.
Cuando imploré por una pista, mi amigó apuntó: era gordito, un poco" pringao", pero a tí te caía muy bien.
Más intriga, por supuesto, pero nada. Por más que miraba la foto no reconocía a nadie.
Ya en la cena, mi amigo desveló el misterio, se trataba de Miguel.
Había coincidido con Miguel un par de años, en aquellos turbulentos años de BUP.
El era un chaval gordito, formal y muy buena gente, además de inteligente.Tenía además sentido del humor. Lo de "pringao" que decía mi amigo, imagino porque no era un descerebrado como nosotros.
Yo era un ex- empollón empeñado en ser "malote", pasando rápidamente de ser el mejor estudiante de la clase a repetir curso en menos de 2 años, todo un récord.
Por motivos que nunca entendí (ya he dicho que era un chaval inteligente) Miguel quería ser amigo nuestro. A mí la verdad es que me caía muy bien y además siempre era muy amable conmigo, me dejaba apuntes para paliar mis múltiples novillos, me echaba una mano en clase...
No es que nos portáramos mal con él, pero a lo peor no le hicimos todo el caso que merecía, no lo sé, la verdad es que guardo una memoria borrosa de aquellos años. Luego "cambié" de colegio y le perdí la pista. No volví a saber nada de él en muchos años, aunque era de los compañeros que recordaba con cariño (de algunos no guardo recuerdos, ni buenos ni malos).
Hace 4 años tuvimos una reunión de Antiguos Alumnos, 20 años no es nada. 


                                           Mi viejo y querido colegio.

Casualmente se me acercó muy cariñoso un tipo muy flaco y enjuto, con una cara muy muy chupada. Lo típico, estuve hablando media hora con él, intentando descubrir de quién se trataba, me daba un poco de vergüenza preguntarle quién era. El me había reconocido sin dudarlo y además me conocía bien. Cuando me separé del simpático desconocido, uno de mis amigos me dijo quién era,(él no había tenido ningún problema en preguntarle quién coño era) y me quedé muy sorprendido. Nunca lo hubiera adivinado, ni en un millón de años.
Yo todavía no corría, me pareció exagerada la perdida de peso, casi enfermiza, ahora lo veo claro.
Este chaval gordito y sin muchas aptitudes  para el deporte se había cascado con 42 años  un sub 3, concretamente 2:56. Además en las difíciles condiciones de Sevilla de este año.
No conozco a nadie, ni siquiera entre mis amigos imaginarios (vosotros) con esa marca.
Pues fale, pues me alegro.
Y no es tanto la marca, eso es casi la anécdota. Pero si hay algo que yo admiro y valoro en alguien es la capacidad de trabajo y sacrifico, de superar la adversidad, de búsqueda constante de la excelencia.¿Os suena?. Por eso me gustan tanto los corredores.
En el caso de Miguel, todavía tiene más mérito.Yo tampoco era especialmente deportista en esos años, pero no tenía grandes dificultades para sacar marca de sobresaliente en aquellas 3 vueltas infernales al colegio que "calificaban" nuestra actividad deportiva. El lo pasaba regular para aprobar si no recuerdo mal. Es uno de los casos de superación más impresionantes que he visto.
Aunque probablemente nunca llegue hasta aquí, este es mi sencillo homenaje a ese chaval gordito, listo y buena gente.
Siempre me gustó Miguel, ahora además tiene toda mi admiración.
Creo recordar que era ingeniero y la vida le trataba bien, espero siga igual.
Dentro de un año tenemos los 25 años del colegio (25 años no es nada), espero verle para invitarle a una copa, darle un abrazo y recomedarle el blog de un corredor solo.


miércoles, 26 de marzo de 2014

Fasciosis (fascitis) plantar. Los números





                                          El amigo Pocoyo, ídolo de algunos corredores

Estas son los números desnudos de la fasciosis plantar.

Causa más importante de dolor crónico en el pie.
10% de las personas la sufren a lo largo de su vida.
1.000.000 visitas al médico en EE.UU.
10% lesiones del corredor.
30% son bilaterales.
40-60 años edad media de los pacientes (más jóvenes los corredores).
80-90 % recuperación con tratamiento conservador (o sin tratamiento).
9-12 meses es el tiempo medio de recuperación.
3-5% de pacientes se somete a cirugía.

Sobre los costes, que ya adelanto son muy cuantiosos, escribiré un artículo próximamente.
Tambien proximamente publicaré un par de artículos sobre las tendinitis del flexor del primer dedo del pie. Escribí algo en los inicios del Blog, cuando así me diagnosticaron, pero quedo inacabado con el cambio de diagnóstico final a fasciosis plantar.
Curiosamente ha resultado mi artículo más leído.
Además padecen ésta lesión una amiga mía y un amable corredor que me escribío el otro día.
Así que presionado por las masa de fans (2) repasaré todo el material que reuní en su momento para intentar solucionar posibles dudas. 



viernes, 21 de marzo de 2014

El gordo que habita en mí

Es un hecho curioso, los cajones o cuadras (¡Viva Méjico!) de las carreras populares están llenas de ex-gorditos; bueno, algunos están todavía en proceso de divorcio. A veces es un proceso largo y complicado.
Hay dos grandes tipos de gordos.

1)  El gordo bien, gordo de toda la vida, le viene de cuna. Muchas veces pertenecen a sagas, como esas familias de notarios, militares o pescadores. Lo llevan en la sangre.
Son esos niños gorditos que había en nuestras clases de EGB, dos o tres por clase. Nos metíamos con ellos, sin excesiva malicia creo (qué cabrones son/ éramos los niños).
Muchas veces feminizábamos el calificativo (¡gorda!) para aumentar el oprobio, un clásico de cualquier patio.
Me consta ahora que estos niños gorditos lo pasaban mal, peor de lo que pudieramos sospechar, a mí me hubiera gustado haberme dado cuenta entonces.

   
                                      Lu- Hao-Lu-Hao.¿ El niño más gordo del mundo?.

2) El nuevo gordo. Como el nuevo rico, gusta menos, en el fondo es un arribista. Pero hay que reconocer que ha trabajado duro, ha invertido mucho tiempo y mucho dinero:son muchos aperitivos, muchas copas, muchas comilonas. Nada regalado, hay toda una trayectoria y una gran determinación detrás de esos kilos.

Yo pertenezco al segundo tipo. Toda mi infancia y adolescencia fui un flaquito desgarbado.
Tenía el chasis de un keniata y no supe apreciarlo. Es más, me empeñé primero en "estar cuadrado", y luego ya lentamente me descuidé por el  lento pero inexorable camino hacia la gordura.
Ahora quiero hacer unas puntualizacionesGORDO. Ni rellenito, ni sobrepeso, ni otros suaves eufemismos.
Si eres negro eres negro, nada de color, no pasa nada. Si eres ciego, eres ciego y punto, ni deficiente visual ni otras zarandajas.Odio lo políticamente correcto.



                                          
                                                ¿ Algún eufemismo válido?

Yo ahora soy un señor calvo, cojo, y un poquito gordo al que no le importaría nada ser negro ¿Qué no?
Nada de un señor con problemas capilares y limitación motora con un leve sobrepeso al que le gustaría ser afroamericano. Mariconadas semánticas.
En segundo lugar, los gordos y la mentira. Eso lo sabemos muy bien todos los médicos.
Detrás de un gordo hay una gran mentira, la capacidad de auto-engaño del ser humano nunca deja de asombrarme. Entrevistas a un gordo y 9 de cada 10 no saben por qué  están gordos.
No comen mucho, ni comen mal, ni comen entre horas Y además no son sedentarios
Algo hormonal- doctor- te dicen, y si no: son los genes- doctor- te dicen, sin asomo alguno de vergüenza.
Es un hecho probado que detrás de la inmensa mayoría de las obesidades no hay ninguna enfermedad ni problema hormonal.
La genética tiene influencia, no lo niego, y cada día se conoce más sobre los genes que regulan el metabolismo, y que también actúan a otros niveles, como el centro de control de los impulsos,el  centro de saciedad, los depósitos de grasa...Aún así, esta influencia es pequeña, magnificada por la industria farmacéutica que nos quieren vender todo tipo de fármacos para adelgazar (que luego tiene que retirar a la carrera por sus efectos adversos).
 Lo que se suelen heredar son los malos hábitos alimentarios, se transmiten de generación en generación, como otras muchas malas costumbres y creencias.
El secreto está en el balance ingesta/ gasto, igual que en tu cuenta bancaria. Así de simple.
Con pequeñas variaciones en el gasto determinadas por muchos factores individuales, algunos genéticos, lo que prima en ésta balanza son los ingresos. Y aquí es dónde viene el engaño.
La dieta normal de es un español /occidental es claramente hipercalórica, pero la asumimos como normal, y nadie quiere reconocerlo. Y además nuestra vida cada día más sedentaria.
¿Cuántos  judíos gordos has visto en las fotos de los campos de exterminio nazis?
¿Cuántos gordos has visto en el África rural?
Por eso resultan útiles los diarios de ingesta, que el gordo rellena durante 1-2 semanas. Revisas el contenido, y si el gordo no te engaña, allí está la evidencia.
Es el puto día a día, las pequeñas cosaslo que te convierten en un gordo.
No una bacanal ocasional con los amigotes, un chuletón, ni tu copita de Jack Daniels, son las mil pequeñas transgresiones, de las que ni siquiera eres consciente.
Bastan 100 Kcal/día en exceso, cantidad ínfima, menos de una  Coca- Cola al día, para sumar al año 36500 Kcal. Esto supone 4  kilos de grasa en un año, así de fácil.
Esto no es una fórmula matemática exacta, hay muchos matices, pero si una aproximación bastante real a lo que nos ocurre a todos en mayor o menor medida.
También se puede ajustar la balanza por el gasto y así aumentar el nivel de ejercicio.
Todo el mundo conoce algún ex-gordo corredor, y ésa es  la motivación de miles de gordos que salen a correr todas las primaveras y todos los otoños. No duran. La mayoría abandona pronto, nunca fueron realmente corredores.


                                     Si te ajustan éstos pantalones.. 
                                     no lo estás usando correctamente 



                                       Motivaciones para correr hay de todo tipo, 
                                       algunas de mucho  peso. 

Luego está el tema de la cohesión de grupo, el efecto secta, la descalificación y acoso al ex-gordo.
Todos los corredores lo saben. En cuanto afinas un poco y estás en tu peso, comienza la fiesta.
No hablo de casos extremos, hablo del maratoniano que se queda en un saludable porcentaje de grasa corporal del 12-15%, todavía muy lejos del mínimo recomendado. Pobrecito.
Todos los gordos (no reconocidos, pero objetivamente con sobrepeso) que le rodean, le acusan de vigoréxico, enfermo, anoréxico...¡ Que huevos! ¿ Os imagináis la situación inversa, la gente con un peso normal hostigando al gordo? Te lincharían o acabarías en la cárcel por acoso.
Porque lo "normal" es pesar 10-15 kgs más, tener tripa y papada, está claro.
A mí personalmente no me quita el sueño, y lo que hagan los demás me preocupa poco.
Pero basta ya de mentiras y del mundo al revés, llamemos a las cosas por su nombre.
Otra mentira es: a mí me encanta comer,y  no voy a prescindir de eso.
Es una de las excusas favoritas para seguir siendo un gordo.
Y no hace falta. Si sabes comer bien no tienes por qué renunciar a nada.
El problema son las calorías vacías, los malos hábitos, el día a día, el exceso continuo.
A mí me encanta comer, soy tripero vividor, y no voy a cambiar. No voy a dejar de disfrutar de la comida para tener un "six-pack"  ni por apurar una marca atlética, eso lo tengo claro.
Pero saber disfrutar de la comida no me va a convertir en un gordo, es evidente, no es eso.
En realidad comer mal y fumar son dos problemas que se parece bastante.
Hay un problema de auto- engaño, de malos hábitos y sobre todo de ansiedad, como en todas las adicciones.
Yo, por ejemplo, en éstos 6 meses de parón, he puesto 8 kgs encima. Nada preocupante, porque tenía amplio margen; de hecho se me nota poco, tengo un esqueleto que disimula muy bien, je,je.
No me preocupa, no me obsesiona , pero no me gusta, porque ése no soy yo.
No me siento cómodo con la tripita que asoma.Y esa cara redondita tampoco es la mía. Es otro.
Y el problema no ha sido sólo no correr, ha sido la ansiedad que probablemente no correr me producía y que he combatido mal comiendo, he vuelto a los malos hábitos.
Entonces, de repente, lo he visto, me ha quedado claro. El gordo habita en mí.
Después de tantos kilómetros, creí que lo había dejado atrás, muy  lejos.
Pero qué va, el gordo cabrón corre conmigo, nunca me abandonó.
Espera agazapado su oportunidad. Implacable, inexorable, sin piedad, como un buen maratoniano.
El gordo que habita en mí.









miércoles, 19 de marzo de 2014

Fasciosis(fascitis) plantar. Diagnóstico.2º parte

Después de haberme extendido en el artículo previo sobre la importancia del diagnóstico clínico paso a describir las pruebas auxiliares al diagnóstico.

1) Radiografía simple del pie : No tiene inicialmente mucha utilidad, ya que valora mal las partes blandas (como la fascia plantar) y además tiene los efectos adversos de las radiaciones ionizantes.
Una de la mentiras más repetidas en el tema de la fascitis  plantar es la necesidad de descartar un espolón calcáneo. El espolón calcáneo tiene una mala asociación con la fascitis plantar. Mucha gente tiene fascitis plantar y no tiene espolón calcáneo y bastante  gente tiene espolón calcáneo sin sufrir fasciosis plantar, por lo que el investigar su presencia no es útil.
Además aunque lo hubiera, no cambia la actitud, y en medicina si una prueba no te va a cambiar la actitud ¿para qué la pides?.

                                       
                                           Espolón calcáneo 

Así está especificado en todas las guías y protocolos actualizados.
De hecho el término espolón calcáneo como descriptivo de una lesión o enfermedad está obsoleto
En realidad se trata de una calcificación en la zona de inserción calcánea de la fascia plantar.
Aunque bien mirado, el dichoso espolón si tiene una utilidad.Si consultas con alguien y decide que necesita saber si tienes un espolón calcáneo,o define así tu lesión, definitivamente necesita actualizar sus lecturas médicas y tú a lo mejor necesitas cambiar de especialista
La radiografía sí tiene su papel en los casos atípicos, para descartar lesiones ósea como tumores, osteomielitis, fracturas del calcáneo, contusión ósea, enfermedad de Paget, síndrome de Haglund´s entre otras lesiones muy infrecuentes.
También es recomendable antes de cualquier tipo de cirugía para descartar anomalías o variantes en los huesos del pie y es recomendable hacer 2 proyecciones y en carga. 

2) Tomografía computerizada.

Mismas indicaciones que la radiografía simple. Más cara e irradia más, se indica excepcionalmente, cuando sea preciso estudiar bien el hueso y la radiografía convecional no sea resolutiva.

3) Ultrasonografía o ecografía.  

Aunque está "muy de moda" su utilidad también es relativa.
Tiene las ventajas de ser rápida, sin efectos adversos, relativamente fácil para valorar ésta lesión y "barata". Tiene una  sensibilidad y especificidad cifrada en alrededor del 80-85%, esto es, se le escaparán un 20% de las fasciosis y dará como fasciosis 20% de pies que en realidad no lo son.
Esto, que en principio parecen buenas cifras, para una prueba diagnóstica no lo es tanto, hay margen amplio todavía para el error.
El engrosamiento de la fascia es el dato más característico(más de 4mm parece la cifra más aceptada), los cambios en la ecogenicidad o en la señal doppler son también útiles.
Sin embargo hay varias pegas. Es un prueba subjetiva; hay estudios que demuestran un grado variable de concordancia en el diagnóstico entre ecografistas, depende mucho de la experiencia del operador y también del momento evolutivo de la lesión.
Su utilidad aumenta a la hora de guiar procedimientos invasivos como infiltraciones, EPI, etc
En mi opinión, no sería necesaria en los casos claros según la exploración (incluso podría enmarañar el diagnóstico en manos no expertas) pero si podría aportar más información en casos difíciles y desde luego su uso es obligado a la hora de realizar procedimientos invasivos.

4) Resonancia magnética. 

Prueba de elección para valorar tejidos blandos, la que mejor describe fascias, ligamentos, músculos y articulaciones.
En la fasciosis plantar es excepcionalmente necesaria, pero desde luego recomendable en casos de evolución muy tórpida, podría dar la clave en procesos raros como fibromatosis  plantar, etc

5) Gammagrafia isotópica con Tecnecio.

Uso excepcional, útil para descartar inflamación o para detectar fracturas de estrés no visibles con imagen convencional.

6)  Estudios de neurofisiología. Permite diagnosticar atrapamientos y otras lesiones nerviosas que pueden confundirse con una fasciosis plantar.
Indicada en casos muy cronificados o cuando la clínica o exploración sugieran lesión nerviosa.

7) Estudios analíticos: Sólo necesarios cuando se sospeche una entesopatía, enfermedad reumatológica o procesos sistémicos como cólon irritable.

RESUMEN

Habitualmente no son necesarias pruebas diagnósticas para el diagnóstico de la fasciosis plantar en manos de un experto. Cuando los síntomas o exploración así lo sugieran, hay distintas pruebas que exploran distintos aspectos del pie, y descartan distintas enfermedades que pueden simular una fasciosis plantar
(situación infrecuente).
En casos de muy larga evolución (más de un año) también serían recomedables( opinión personal).





miércoles, 12 de marzo de 2014

Fasciosis (fascitis) plantar. Diagnóstico. 1º parte

El diagnóstico de la fasciosis plantar es clínico. Esto significa que con los síntomas que tú le cuentas al médico y los signos que él objetiva en la exploración suele ser suficiente.
Hay varias pruebas, aunque habitualmente no son necesarias. Sólo cuando se plantean dudas.
Son pruebas auxiliares al diagnóstico.
Entonces lo que realmente necesitas es un buen especialista que conozca bien la lesión, que sepa hacer una buena historia clínica y una exploración completa y exhaustiva.
Esto es más difícil de lo que parece.


                                     Maniobra para reproducir dolor en el punto gatillo
                                     de la fascitis  plantar

La mayoría ni conoce bien el proceso, ni sabe hacer las preguntas pertinentes, ni mucho menos la exploración adecuada. Si simplemente se contenta con saber que te duele el pie y te lo palpa de forma superficial para localizar el punto de mayor dolor, y rápidamente te solicitan una ecografía o radiografía, mal asunto, no tiene ni p...... idea.
Si en cambio te pregunta por las características del dolor, su calidad, progresión y cronología.
Si te pregunta por molestias y dolores asociados, incluso a distancia, incluso tan lejos como la columna dorsal o lumbar.
Si busca minuciosamente signos de irritación o atrapamiento nervioso en el túnel del tarso, hueso navicular, o zona de los metarsianos.
Si descarta minuciosamente otras lesiones como tendinitis del tibial posterior, flexor largo del primer dedo del pie, fractura de metatarsianos...
Si valora inestabilidad del tobillo, debilidades absolutas o relativas entre músculos agonistas y antagonistas, acortamientos musculares, insuficiencia de tendones o ligamentos, dismetrías en los miembros inferiores.
Si realiza una valoración de la columna lumbar, y dorsal, y  cintura pelviana y escapular.
Si estudia en estática y dinámica tu pisada y marcha.
Si busca signos de entesitis, afectación articular, artritis y artrosis, no sólo en el tobillo si no también en otras articulaciones.
Si además te pregunta por otro tipo de antecedentes y síntomas en otros sistemas y aparatos sin aparente relación con tu lesión deportiva,  sobre ingesta de fármacos, hábitos de vida y calzado.
Si realiza todo esto, entonces, hijo mío, serás un hombre afortunado, te has encontrado con un buen médico (o podólogo, o fisioterapeuta..).
En una próxima entrada, hablaré de los otros métodos diagnósticos, los que les molan más a médicos y pacientes, pero que en el caso concreto de la fasciosis plantar tienen importancia secundaria.
Un pequeño apunte sobre el término clínica. 
Etimológicamente viene del griego κλίνη que significa lecho y a su vez deriva del verbo inclinar
Hace referencia al lecho del enfermo, esto es, lo que el médico puede hacer a la cabecera del paciente.
En esta época de aturdimiento y vértigo tecnólogico, que tambien inunda el mundo de la medicina, nos olvidamos de lo importante que es la persona.
Y así, cuando pasado un tiempo te haces un poco más mayor y un poco (poco) menos estúpido,  y has aprendido a valorar en su justa medida las técnicas y la tecnología, entonces te acuerdas con cariño de tus viejos maestros, aquellos clínicos sabios.
Esos que intentaban enseñarte esto mismo y tu despreciabas con sonrisa de suficiencia inexperta, la misma que tuvieron ellos unos años antes, la misma que tienen ahora los que te escuchan a tí.


                             
                                             El Doctor. 1891. Sir Luke Filde

Por último un recado cinematografico. Tras parafeasear el poema If(Si) del gran Kipling, he recordado una pequeña gran película que ví hace poco y me gustó bastante.

                                       
                                    My Boy Jack( Mi hijo Jack). Brian Kirk. 2007
                                       
Un drama muy bien rodado y con notables actuaciones, basado en la crisis personal y familiar que vivió Sir Rudyard Kipling mientras era asesor de propaganda del gobierno británico durante la Gran Guerra y su hijo quería alistarse a filas.
Dilemas morales, el horror de la guerra, patriotismo añejo y amor paternal, todol ello envuelto en las grandezas y miserias del Imperio británico en sus últimos estertores.
Muy recomedable, una pequeña joya.