Buscar este blog

viernes, 28 de febrero de 2014

El corredor y el Doctor

En 1991 se estrenaba la película el Doctor, protagonizada por un excelente Wiliam Hurt.
El Dr. Jack MacKee es un brillante y exitoso cirujano, pero con una empatía cercana al cero: los pacientes son números, casos... lo típico.

                         
                                                  
Pronto descubre que tiene un cáncer y pasa a ser el enfermo, tiene que ver las cosas desde el otro lado. El tipo es muy bueno en su trabajo pero es un auténtico capullo, seguro que conocéis a más de uno. Así, asistimos a un proceso de revelación y redención, el esquema clásico.
Se podría haber quedado es una película lacrimógena y con recadito moral, de esas que gustan tanto en Holywood, pero lo cierto es que la película no está nada mal, os la recomiendo.
De hecho, en mi humilde opinión, debería ser de obligado visionado para el estudiante de Medicina. Hay más de dos o tres enseñanzas prácticas muy útiles para el futuro médico.
Hoy me ha tocado pasar por quirófano, y aunque no era nada serio y ya estoy en casa, ha sido una experiencia muy valiosa.


                            El Doctor (The Doctor). Randa Haines.1991

A mí, por desgracia o fortuna, me ha tocado pasearme con frecuencia por el otro lado. Hacía ya un tiempo que no me pasaba y me ha venido bien, muy bien.
Hay cosas que tienden a olvidarse y otras que simplemente desaparecen; la embrutecedora rutina del día a día hace que no repares en ellas, se vuelven invisibles. 
Desde esa ¿batita? que parece diseñada específicamente para humillar al enfermo, pasando por el miedo y ansiedad del paciente, hasta lo valiosa que resulta una sonrisa cuando estás tumbado en una camilla camino de un quirófano. Demasiado a menudo los médicos lo olvidamos.
Gracias a Dios, yo desde luego no puedo quejarme. Toda la gente que me ha tratado, desde el primer celador hasta el último médico han sido muy amables y cariñosos.  Claro, diréis, trabajando allí, cómo te van a tratar......pero al resto de pacientes les trataba también fenomenal, en serio.
Ya daré los detalles técnicos en otro post, el nombre técnico de la cirugía es recesión bilateral del gastronecmio medial.
Y si, querida fasciosis (fascitis) plantar, échate a temblar, porque esté es el principio de tu fin.
Mañana, por cierto, es mi cumple, aprovecho para autofelicitarme.
Creo que van a tocar unas muletas y una tarta rellena de analgésicos, ¡qué rica!

PD: Me caen 42 palos, y esa cifra no puede ser sólo una casualidad.


17 comentarios:

  1. Felicidades, jovenzuelo! Los hospitales, como los presidios, son instituciones totales, de ahí que nos sintamos de esa manera cuando ingresamos. Es un tema apasionante. :)

    ResponderEliminar
  2. Felicidades! Rizando el rizo los 42,195 son el 27 de abril. Mapoma. Casualidad?

    ResponderEliminar
  3. Esto lo he escrito yo pero con otras palabras y un año menos. Nos vas dando noticias de los cambios. Felicidades por todo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno pues lo primero que te deseo es una pronta recuperación y lo segundo felicitarte y recordarte que dentro de 195 días será un día aun más especial.

    ResponderEliminar
  5. Una edad muy maratoniana :)
    A mi, afortunadamente siempre me ha tocado vivir esa faceta como acompañante y en la sanidad pública navarra. Los navarros no somos especialmente amables ni cariñosos... pero la gran excepción es para el personal que trabaja en la sanidad pública. Una gozada, desde la de la limpieza hasta el último de los doctores...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Aunque llego un poco tarde, Felicidades¡¡¡, 42 tacos, buena excusa para estrenarte,eh???.Paso a paso, en poco tiempo tu lesion estara superada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Felicidades atrasadas. Que te recuperes pronto. Suerte has tenido de dar con buenos médicos.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Felicidades algo retrasadas, pero acabo de aterrizar en tu blog y acabo de verlo,asi como espero que ya estés totalmente recuperado.Con tu permiso me quedo por aquí,un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y bienvenido, te visito con tu permiso

      Eliminar
  9. Me alegro que todo haya ido bien, no obstante a mi los hospitales me dan "yuyu", aunque el personal sea muy majete. Ah y feliz cumpleaños, creo que ya te va a tocar saltar a la ultra distancia, por lo menos en edad. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Muchas felicidades.
    Pcienciaa y a recuperarse bien doctor!!!

    ResponderEliminar
  11. Felicidades una edad estupenda , como dicen todos mi amigos llego un poco tarde , conozco a muchos de esta gran familia de blogues , con tu permiso sigo tu blog
    http://lascosasdebarroso.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y bienvenido , me paso por tu casa también.

      Eliminar
  12. Desde luego parece una coincidencia casi cabalística. Yo, que nunca creí en las casualidades, estoy convencida de que todo esto no son más que buenos augurios que esconden sin mucho disimulo, el principio del fin. En breve, estarás trotando de nuevo. FELIZ NO CUMPLEAÑOS!!!

    ResponderEliminar
  13. 42, quién los pillara... :) Como digo a veces a un amigo cuando una carrera no nos sale tan bien como queríamos... "Es que ya no tenemos 40 años"... ;) Felicidades!

    ResponderEliminar
  14. Lo primero felicidades !! Ojalá te hagan un regalo chulo y sino es una excusa maravillosa para hacerse un buen autoregalo. No sabía que eras médico compañero....

    A mi me ha tocado ir más de lo que quisiera al médico y la atención siempre ha sido increible, no ya en la atención médica como tal sino en el trato humano ese que dices...una sonrisa, una palabra tranquilizadora etc...

    Ojalá todo vaya bien, seguro que si.

    42 tacos, eso no es nada, estás en lo mejor etc etc jejeje
    Hasta que no durmamos con los dientes en un vaso en la mesilla la cosa no va mal.

    ResponderEliminar
  15. Gracias a todos por las felicitaciones y ánimos de agradece de verdad

    ResponderEliminar